Opinión: botas Zara

¡Hola beautiful people!

Espero que hayáis pasado unas Navidades geniales y que la entrada del año haya sido espectacular. El post de esta semana va especialmente dirigido a la calidad de los zapatos.

El otoño pasado me enamoré de unas botas tipo militar de Zara con una hebilla llena de pedrería, estaba súper contenta, ya que a pesar de que el número 41 me quedaba un pelín justo sabía que el 42 me iría bien. Una de las cosas que hago antes de comprar online en Zara, es probarme en tienda el número 41. Algunas veces el 41 me queda bien, de este modo también puedo observar los acabados del producto. En esta ocasión me acompañaba mi querida madre (súper sabia) que al ver las botas me sugirió que viese que la pedrería estuviese bien cosida, que la bota fuese de cuero y esos detalles que las madres escanean tan bien.

 

A veces, soy un poco cabeza de chorlito y lo primero que le espeté a mi madre fue un …¡Ahhhh, me encantan! Seguido de un… ¡Claro que son de piel lo pone en la etiqueta! Una etiquetita blanca en la que pone “Real leather” o algo por el estilo… ¡Cuestan 90 euros, son de piel!

A lo que mi madre me dijo: “de muy buena calidad no deben de ser porque esas se las acaban de probar y tienen unas arrugas bien feas y bien marcadas…

Pues bien amigas, estuve pensando en los pros y los contras. A favor: súper bonitas, buen diseño, son de mi talla, son de piel. En contra: los comentarios de mi madre…

¡Buahhh ja, ja, ja, ja! Cuando ya estaba súper convencida de mi decisión accedí a la web de zara y las compré. ¡Súper fácil y al costar 90 euros me las traían a casa! ¡Yupiiiiiii! ¡Qué subidón me da cuando la vida me sonríe con respecto a los zapatos!

Al día siguiente ya las tenía en casa. Me las probé con miles de cosas pero faltaba la prueba final…

Me las probé con un calcetín de algodón de esos cuquis, ni muy gordo ni muy fino. Me quedé con ellas encima de la alfombra y me puse a caminar de un lado a otro… Sentirse, lo que se dice sentirse de piel, no se sentían… Mi cara iba cambiando por momentos, al caminar con ellas en la alfombra ví perfectamente como esas arrugas que había detectado mi madre se empezaban a marcar en la piel de las botas… Y después de llevarlas, no sé, 10 minutos pude comprobar como me comenzaron a sudar los pies… Esto no sucede si la bota es de piel…

Decepcionada me quité las botas y empecé a leer en la etiqueta donde va el precio (es una etiqueta plegada, se puede abrir) los materiales con los que estaba fabricada la bota. El exterior era de piel, la suela de goma y el interior de la bota era de polipiel… Amigas eso significa plástico… ¡Eso no se hace Amancio! Si pones una etiqueta de piel, fabrica el exterior y el interior de piel, no vale anunciar algo y leer detenidamente la etiqueta y ver que no es completamente de piel.

Mi decepción fue absoluta y las devolví sin ningún tipo de problema. Creo que no vale la pena gastarse 90 euros en una bota si no estás convencida del todo… Puede que en rebajas, y sabiendo que no es de piel la compre… Pero en este momento para mí es una bobada gastarme dinero en unas botas de mala calidad…

Moraleja: leed bien las etiquetas y no os dejéis llevar por el momento. Sé que es difícil encontrar zapatos, pero es mejor invertir en buen calzado.

¡Suerte con las rebajas!

#AlertaShoes: Ahora estas botas están rebajadas…

XOXO

Written By
More from Bigbangshoes

Gente feliz y confusa. Alpargatas Lolito

  Gafas YSL. Camisa Hennes & Mauritz. Cinturón  Lotananza. Bolso Vintage. Alpargatas...
Read More