SLOW FASHION AT THE FOREST SHOES

Pat y Tina forman el equipo al frente de The Forest Shoes, centro de operaciones de la marca de calzado FOREST. Pat lleva dedicada al mundo de la empresa barcelonesa toda la vida y un buen día cansada del estrés decidió apostar por un sueño: aprender a hacer zapatos. Lo suyo con los zapatos es algo que ella misma llama locura, atesora una colección personal de más de 150 pares de zapatos.

Tina es alemana y trabajaba en una multinacional de su país en la parte de logística en Barcelona. Ya lleva más de 23 años en España y a causa del estrés se replanteó la vida y empezó a aprender a hacer zapatos. Tina se define como una mujer clásica y le encantan los zapatos de hombre, un estilo que siempre ha encontrado con facilidad en el norte de Europa y que, afortunadamente, ya ha llegado a España. Tina tiene un problema en los pies, lleva plantillas, cosa que dificulta encontrar calzado cómodo y bonito. Según nos explica

los fabricantes de zapatos usan unas hormas estándar y de ahí no se desvían

Existe una considerable parte de la población de todas las edades con problemas en los pies: hay gente que tiene juanetes de joven que no son causados por ningún calzado sino que han nacido con este problema. Actualmente la calidad del calzado es peor y esto provoca que la gente tenga más problemas a edades más tempranas. La gente presta menos atención a sus pies y éstos son la base de nuestro “andamio”. Es ahí donde Tina llegó a la conclusión de que no había nadie en el mercado que diese la opción de un zapato cómodo, práctico y que además fuese bonito, que no fuese el típico zapato ortopédico que se limita a unos cuantos colores. El concepto de ortopedia asusta mucho, pero cuando sabes hacer un buen zapato ortopédico puedes hacer casi cualquier cosa. Tina es la primera mujer artesana en calzado ortopédico en España.

Cuando trabajas a un nivel tan personalizado e hilas tan fino puedes dar solución a prácticamente cualquier pie desde una talla 33 a una 44 en mujer

En su último encargo hizo unos botines para una mujer con pie equino varo, “los pies son diferentes y es un trabajo muy complicado”.

The Forest Shoes nació hace un año y medio cuando Pat se decidió a lanzar su marca de calzado. Al analizar el proceso de fabricación del calzado y ver que no cumplía con su ideal de proyecto de marca descartó el lanzamiento de una marca convencional.

no quería ser uno más, quería tener mi propio taller y dar servicio a toda mujer que quisiese un zapato para ella sola, a toda persona diferente

Es así como descartaron la fabricación en masa centrándose en un proyecto más individual y crearon el estudio “The Forest Lab”. ¿Qué es The Forest Lab? Es un estudio donde se trabaja el diseño, trabajan como agente, hacen de nexo entre marcas y fabricantes, trabajan como y modelistas y donde además tienen su propio taller donde manufacturan pequeñas producciones de forma totalmente artesanal. El hecho de llamarse Lab expresa una inquietud de convertirse en un punto de encuentro y laboratorio de ideas sobre todo lo relativo al mundo del calzado que es tan hermético y cerrado para los no profesionales del sector. Aquí puedes desde alquilar el espacio de trabajo con maquinaria adecuada hasta asesorarte sobre casi cualquier cosa del mundo del calzado.

“Nuestra idea es que se convierta en un punto de encuentro y un referente para todas aquellas personas que estén interesadas, que quieran emprender, consular, informarse…” .

Actualmente ya han lanzado el primer curso de diseño especializado en zapatos que empezará a finales de Febrero, donde exploran todo el proceso; desde la idea hasta la manufactura.

“De momento no daremos clases prácticas de artesanía ya que en Barcelona hay un gran amigo y profesional – Christian Romero – que lo hace y muy bien”

 

Y hablando de diseño les preguntamos a Pat y a Tina acerca de la línea de diseño que siguen, una línea en la que se complementan y han conseguido un equilibrio ya que Pat es mucho más alocada y extravagante, y Tina es más clásica más del norte, como dicen ellas: una hace el zapato de la novia y la otra el zapato de la madre de la novia. Pero en realidad en lo que se basan es en la individualidad, para ellas eso está por encima de todo, como dice Pat:

hacemos zapatos especiales para mujeres especiales que no se avergüencen de no querer seguir a las masas

Si, pongamos por caso, encuentras un zapato que te encanta pero tiene un tacón de 12cm y por cualquier motivo no puedes llevar tanto tacón, te pueden adaptar la horma y hacerlo, por ejemplo, con 6cm de tacón. Esas mujeres especiales de las que nos hablan son mujeres que tienen las ideas claras en cuanto a calidad y son amantes de la slow fasion:

“nosotras no hacemos un producto de hoy para mañana, un zapato lleva mínimo un mes de trabajo contando que no tengamos que hacer modificaciones en las hormas. Somos un atelier no un taller de algún país asiático, según para que cosa hay que adaptar la horma, se tiene que hacer una prueba en función del pie y del diseño que se hace (se pueden llegar a hacer hasta 4 pruebas si el caso es complicado). En nuestro atelier empezamos con un análisis, vemos el zapato que el cliente quiere, en caso de que no tengamos la horma para ese zapato en concreto se la hacemos aquí. Se puede hacer casi de todo por encargo y cuando la gente tiene un problema en el pie se le adapta hasta que vemos que funciona”.

La inspiración a la hora de hacer un zapato se basa tanto en Tina como en Pat en la mujer de la que reciben un encargo. Tina nos cuenta que cuando ve a una persona piensa en lo que le puede encajar, ya que lo suyo está mas enfocado a la investigación de pies delicados. Es más neutra, más clásica aunque no está cerrada a nada. Pat nos cuenta que lo que realmente le inspira es una mujer que se sienta segura de sí misma, ella desea que la mujer que se ponga sus zapatos se sienta poderosa, se sienta fantástica:

“cuando una mujer se siente cómoda y realzas su belleza mediante el calzado su actitud ante la vida cambia. Sin embargo cuando una mujer no es capaz de encontrar un calzado que le siente bien la vemos compungida. Es ahí donde Tina hace un gran trabajo ya que estudia todas la peculiaridades de los pies, yo hago un zapato bonito. Todo el mundo tiene derecho a calzarse bien pero con el problema de la masificación hemos perdido la costumbre de cuidarnos los pies. Queremos recuperar la nobleza del calzado, un zapato de calidad de diseño atemporal, un zapato para toda la vida”.

Ya que tocamos el tema de la atemporalidad les preguntamos que opinión tienen de la moda actual y de si son fieles seguidoras de las últimas tendencias o prefieren crearlas ellas mismas. Pat y Tina coinciden, obviamente son seguidoras de todas las tendencias, pero opinan que la moda la tiene que llevar cada uno dentro y que uno se tiene que poner lo que le haga resplandecer y lo que le haga sentirse bien, ya que es lo que mejor le va a sentar. Y las tendencias se deben de utilizar como pinceladas, no disfrazarse. Están a favor de las tendencias pero no como religión.

Ellas siguen las tendencias en tanto y cuanto materiales y colores, por ejemplo esta temporada se están llevando mucho los metalizados.

 

Para terminar de conocer a estas mujeres al frente de The Forest  Shoes queríamos saber cual era su par de zapatos favoritos. Esta pregunta para una apasionada del calzado como Pat no se simplifica a un par de zapatos. Nos dice que tenía una colección de Givenchy inspirada en el sadomasoquismo (colección del 2007, Ricardo Tisci). De hecho parte de la colección de Pat son botas altas por encima de la ingle. Le apasiona todo lo relacionado con dar poder a la imagen de la mujer, las amazonas, el cuero…y esa colección de Givenchy en particular.

Los zapatos favoritos de Tina recuerda que eran unos zuecos de cuando tenía 4 años y luego, como siempre le ha gustado el calzado de hombre, recuerda un par de zapatos estilo Budapest que aun conserva en su casa en Alemania.

Tina y Pat se conocieron durante su formación y la conexión fue instantánea. Entre pieles se forjó una amistad que les llevó a plantearse el proyecto profesional en común en el que hoy están dedicadas por completo. Una locura que han convertido en una profesión.

No existe un estudio como The Forest Lab en Barcelona, y además son pioneras en un mundo tradicionalmente masculino.

Ambas tienen la experiencia de cargos importantes dentro de empresas (logística y key account respectivamente) y han viajado mucho. Ya desde que han abierto tienen proyección internacional. Saben lo que quieren hacer y si es preciso esperar y no dar palos de ciego , esperarán. Quieren hacer productos de calidad que les gusten y gusten a sus clientes. Cada par de zapatos es único y diferente al siguiente, incluso aun hechos con la la misma horma cada piel es escogida por el cliente y ningún par es igual porque están realmente hechos a mano.

Cada clienta que entra en por la puerta es un mundo y un nuevo proyecto, no hay lugar para el aburrimiento en The Forest Lab.

¡Mucha suerte chicas!

 

Contacto The Forest Shoes. 

Calle Camprodon 9

Barcelona
931 71 18 35

Facebook

Instagram

 

 

 

 

 

 

 

Written By
More from Bigbangshoes

Alpargatas, objeto de deseo.

Hola familia, Las alpargatas son unas de las protagonistas de la primavera...
Read More