ESPECIAL SAN VALENTÍN: AMORES IMPOSIBLES E INFIDELIDADES

Sin duda alguna si hay una fecha del año que nos hace recapacitar acerca del punto en el que nos encontramos sentimentalmente es esta: 14 de febrero. Pero no voy a entrar en si tienes pareja o no, ni en qué punto está tu relación o, si por el contrario no la tienes y cómo te encuentras anímicamente. Hoy voy a ser un poco más frívola e irme a la parte material.

Y es que San Valentín es definitivamente como una segunda Navidad: huele a regalo. Así que si algún enamorado o enamorada decide hacer un regalo, por favor que sean zapatos

Todas tenemos uno de esos amores imposibles, los vemos de lejos, no nos acercamos y soñamos con ellos. Yo, personalmente, creo que debo de ser una de las mujeres más enamoradizas e infieles del planeta en lo que respecta a zapatos. Sí, estoy enamorada de mis Louboutin, un clásico en charol negro con su característica suela roja que me vuelve loca. Me gusta mirarlos, los considero una obra de arte. Me gusta como me sientan, realzan mi figura. Y me encantaría ser fiel a Louboutin, pero en cuestión de zapatos, hay muchos modelos icónicos que me encantaría que formasen parte de mi fondo de armario.

Uno de mis amores platónicos, uno de mis sueños, son las sandalias Tribute de Yves Saint Laurent. En caso de que alguien me las quiera regalar que sean en color rojo. Sólo las fabrican hasta la talla 41, pero no me importa porque al ser sandalias puedo asomar los dedos de los pies ¿conoces la sensación?

Tengo un salvaje romance con las sandalias “Ren” de Jimmy Choo.

¡Sí, Louboutin! ¡También te soy infiel con Jimmy Choo!

Ellas todavía lo desconocen, pero no es la primera vez que asomo la cabecita por la tienda y exhalo un suspiro. Mi prohibitivo romance sí que está al alcance de mis pies, hacen hasta la talla 41´5. De lo que no está al alcance es de mi bolsillo, 795€.Stuart Weitzman. Tú y yo nos debemos un cara a cara. Sólo sueño con caminar por las calles de Barcelona con unas “Tieland” color azul marengo. En vaqueros o con minifalda, no importa. Espero sinceramente que algún día no muy lejano (no me veo con 80 años llevando botas por encima de la rodilla) tú y yo dejemos de ser extraños.

 

 

¿Cómo evitar la tentación con Manolo Blahnik? Yo te maldigo Carrie Bradshaw. Te maldigo y te bendigo a la vez. Bendigo tu zapatero y maldigo que no sea mío. Sí amigos, la envidia me corroe. Me encantaría correr por las calles de Soho en Nueva York al final de una noche de fiesta y perder un zapato a lo Cenicienta…¿Pero qué digo? No lo perdería ni por todos los cosmopolitan del mundo.

Mi modelo favorito es el “Hangisi”, el primero es el Hangisi Lace (sólo hacen hasta la talla 41´5) y el Hangisi Flat (hacen hasta la talla 42)

 

Os quiero dejar con una de mis febriles ensoñaciones. Sí, febril. Me costaba reconocer este flechazo. Sus sandalias son tan extravagantes, tan divertidas, tan coloristas… Que reconozco que han robado un trocito de mi corazón. Dicen que los mejores regalos vienen del corazón, y que la felicidad está en las cosas más pequeñas. Mi pequeña felicidad usa la talla 41´5/42. San Valentín ya está a la vuelta de la esquina, así que espero que los regalos del corazón vengan materializados en zapatos y si son estas sandalias de Sophia Webster mejor que mejor.

Os deseo una feliz semana y, recordad, la felicidad se encuentra en las cosas más simples. ¡Feliz día de los enamorados!

Written By
More from Bigbangshoes

DISCOVERING ANDYPOLA

¡Hola beautiful people! ¡Feliz Semana Santa! Espero que estéis disfrutando de las...
Read More

4 Comments

Comments are closed.